miércoles, 25 de diciembre de 2013

Causa Esma III: Crónica del 23 de diciembre de 2013

En la anteúltima audiencia del año  de la causa Esma declararon Carlos García, sobreviviente y Diego Guelar, Syra Villlalayn y María Josefina Casado, bajo la presidencia del juez Bruglia,
Carlos García, sobreviviente de Esma, ya testimonió en el tramo anterior que fue secuestrado el 21 de octubre de 1977 cuando salía de la casa de sus padres en Carapachay, en un operativo cargado de autos Ford Falcon y una camioneta, personas con armas largas lo interceptan, lo golpean y lo llevan a la Escuela de Mecánica de la Armada donde permaneció hasta 1981. Se mantuvo en libertad vigilada hasta que pudo escaparse a Estados Unidos, con su compañera, también sobreviviente de la Esma, Miriam Lewin.
En esta declaración, aportó precisiones sobre Juan Carlos Generoso, alías Fragote, hoy imputado en esta causa, que era un penitenciario que hacía trabajo operativo en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio de la Esma.  Uno de los operativos donde Fragote participó fue en el secuestro del Sordo Sergio (De Gregorio) que fue traído desde Uruguay junto a su compañera e hijos y Jaime Dry. En ese operativo estuvieron Coronel, Fabres y Fragote.
También recordó al Negro Ricardo, que es Edgardo Moyano, un prisionero secuestrado con su compañera embarazada Elba Poblete, con quien los milicos tenían una especial saña en la tortura. A Moyano lo picaneaban todos los miércoles, y todos los miércoles lo destruyen. Lo destruyen y lo dejan tirado en capucha.” El  hijo de Moyano nace en la maternidad de la Esma, se desconoce la fecha exacta.
También sindicó a “Pedro Bolita”, Carlos Galián como uno de los que junto a “220” el genocida Weber, participó de secuestro de Margari, donde fue llevado García engrillado, esposado y con capucha para que presencie ese operativo.
También se refirió a la labor de los médicos de la ESMA que participaban en los interrogatorios con el objetivo de mantener vivos a los compañeros torturados para poder sacarles información.
Continuó la audiencia con la declaración de Enrique Guelar, amigo de Bettina Tarnopolsky que tenía 15 años cuando fue llevada a la ESMA y que a día de hoy permanece desaparecida. La familia Tarnopolsky fue devastada y solo uno de ellos sobrevivió porque no se encontraba en la casa cuando ocurrieron los secuestros. Enrique dio cuenta que en la madrugada del 15 de julio de 1976 el grupo de tareas irrumpe en su casa y lo despierta con un arma en la sien. Lo maniataron e interrogaron sobre Bettina y también sobre su hermana Diana Guelar que la noche anterior se había ido del país porque habían secuestrado a Franca Jarach, quien también pasó por la Esma y permanece desaparecida. Bettina militaba en la UES, como Enrique pero en distintos espacios. El padre de Guelar, abogado, se encontraba en la casa y pudo ver que la calle del barrio de Recoleta estaba cerrado por dos Falcon y plagada de militares con armas. También le manifestó que cerca  de la una de la mañana, Bettina toca el timbre diciendo que estaba en problemas, y luego vio cómo se la llevaban en un auto.
Enrique y su familia debieron exilarse porque todos fueron amenazados por el GT.
 “Prometo por la memoria de mis hijos ser completamente objetiva en mi declaración” fueron las primeras palabras de Syra Villalayn, una leona luchadora de 90 años, con una entereza y claridad admirables luego de  una vida de lucha y sin sabores que le dejó la dictadura que no solo se llevó a Adriana Franconetti y su compañero, Jorge Calvo, si no que previamente secuestró a sus hijos menores, desaparecidos en El Atlético y ocasionó la muerte por tristeza de su marido, quien tuvo que escuchar la tortura que sufría su hijo de 18 años en mano de los genocidas.
Adriana y Jorge estaban casados y eran padres de dos hijas de uno y dos años. Los dos tenían 27 años y eran novios desde el secundario que cursaban en el Nacional Buenos Aires. Los dos estaban inmersos en la problemática social que se vivía en ese momento, y militaban en montoneros. Jorge, como médico en el área de sanidad y Adriana hacía trabajos de alfabetización y ayuda escolar en villa: “Ellos siempre lucharon para que todos los habitantes de este país tuviéramos igualdad de oportunidades.” Jorge es uno de los desaparecidos del Hospital Ramos Mejía. Los secuestraron de un cine de la calle Cabildo y Olleros del barrio de Belgrano y fueron vistos en ESMA por varios sobrevivientes.
Con la experiencia previa que contaba Syra en la búsqueda de sus hijos desaparecidos, procuró hacer el tipo de gestiones que consideraba que podían dar un resultado y no desgastarse. Así logró se publique la noticia en varios diarios, La Nacion, La Prensa, La Razón, Clarín, de manera muy escueta, y nuevamente recurrió a Buenos Aires Herald que ya había publicado la desaparición de sus hijos menores. Una de las cosas que no volvió a hacer visitar a Graselli. “Otra cosa que hice en el mes de marzo y no hice después fue ir acá enfrente, a la capilla Stella Maris, donde estaba Monseñor Graselli que fue un personaje siniestro. El aspecto de él ya era, tenía un aspecto desagradable, parecía un ofidio. Y estaba ahí para sacarnos información. A mi me llegó a pedir directamente el nombre de los amigos de mis hijos. Fui dos veces nomás. Cuando la segunda vez me pidió los nombres ya me di cuenta por donde venía la cosa, me fui completamente desesperada.”  Syra explicó que Graselli manejaba un fichero donde seguramente tenía los datos de los secuestrados.
Syra agradeció a los sobrevivientes que tuvieron el coraje de dar sus testimonios y en gran parte muchos dieron sus testimonios antes de la llegada de la democracia, que nos mostraron la realidad de lo que estaba pasando. Los sobrevivientes, dijo, “son los constructores de la justicia, aunque los juicios hayan llegado un poco tarde.”  “Pienso que era el fervor militante de los sobrevivientes que en su momento los condujo al secuestro y después les dio el coraje, le dio la fuerza para poder narrar todo lo que había pasado y fueron al primera vez que uno recibía, tenía la certeza que estaba escuchando verdades, porque durante toda la dictadura lo único que escuchamos eran evasivas y mentiras.”
La jornada del día la cerró María Josefina Casado, hermana del detenido- desaparecido Gaspar Onofre, “Quinto” para la familia y Manuel para los compañeros.
María Josefina se enteró del secuestro de Quinto cuando estaba detenida en el penal de Devoto en el 78, cuando su padre, quien era su abogado fue a visitarla. También desaparecieron a Adriana Tasca, la compañera de Quinto que estaba embarazada y fue vista en La Cacha.  Adriana tuvo al hijo de ambos, quien estuvo apropiado durante 28 años.
La familia Casado también había sido perseguida, porque ya en el 77 allanaron la casa familiar en Azul, provincia de Buenos Aires en busca de Gaspar. Se sabe que lo secuestraron en la zona de Constitución entre el 6 y 10 de diciembre de 1977 y fue visto en la Esma. Gaspar Casado nunca supo qué pasó con su compañera. “Éramos 8, militábamos 3. Yo estaba presa, mi hermana desapareció más o menos en el mundial 78 embarazada, y a su hijo lo seguimos buscando.”
El hermano menor de Quinto se suicidó años después. Se había acercado al SERPAJ en su carácter de abogado.  Las desapariciones marcan. “Es como una herida que uno no sabe hasta dónde penetran en las generaciones posteriores, como en mis hijos cuando yo estuve presa, como Sebastián apropiado durante 28 años, o mi otro sobrino, apropiado todavía. No puede no haber marcas”
Como dijo Syra la maquinaria genocida se reprodujo por miles y miles, no se trata solo de los compañeros que sufrieron la perversión de los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, sino también “ Fue con 30000 familias que sufrieron los más terrible que es puede pasar a un adulto, que es vivir la muerte de un hijo.”

 http://apelabogados.blogspot.com.ar/2013/12/causa-esma-iii-cronica-del-23-de.html

domingo, 15 de diciembre de 2013

Documento leído frente a la ESMA: LA MEMORIA ES DEL PUEBLO

La historia de la ESMA le pertenece al pueblo argentino y no es propiedad de ningún gobierno.

La ESMA, con sus 17 hectáreas, su campo de deportes, sus 33 edificios fue una unidad puesta al servicio del genocidio durante la última dictadura militar. Para que por el Casino de Oficiales pasaran más de 5.000 prisioneros, de los cuales la inmensa mayoría están desaparecidos, fue necesario que todo ese complejo de edificios y de hectáreas prestara un servicio necesario para el funcionamiento de ese lugar específico en el que estaban recluidos los prisioneros. Porque los guardias que custodiaban a los prisioneros, eran estudiantes, alumnos de la ESMA, que se alojaban en los pabellones-dormitorio donde dormían junto a  otros estudiantes, y tantos otros ejemplos en cuanto a la funcionalidad de cada uno de esos edificios en función del genocidio. Pero además del detalle puntual de cada uno de los edificios y su funcionalidad en la represión, entender la ESMA como una unidad represiva  permite también dar idea de la institucionalidad que tuvo la represión en nuestro país, de cómo todo el aparato del Estado fue puesto al servicio de la represión clandestina, de ladetención, de la tortura y la desaparición.

El gobierno nacional que se ha apropiado de la ESMA y la usa para innumerables actividades proselitistas: desde la presentación del proyecto de YPF, congresos de agrupaciones afines, hasta una oficina al juez Garzón que silencio las torturas al pueblo vasco,  hoy pretende modificar el Casino de Oficiales de la ESMA, el único edificio de este inmenso Centro Clandestino de Detención que no fue modificado hasta el momento.

         Además entonces, de las murgas en un campo de concentración dónde se torturaba, de las clases de cocina en un lugar donde los prisioneros pasaban hambre, de los festivales por el día de la primavera en el campo donde parían nuestras compañeras, de los asados en un lugar donde se calcinaban cuerpos, ahora para completar el proyecto de desmemoria se quiere destruir el único lugar que se acordó no se modificaría.
Este proyecto que tiene como objetivo, otra vez,  “resignificar” el lugar donde estuvieron secuestrados los compañeros detenidos desaparecidos propone modificar, para quienes lo visiten,  el recorrido histórico de ese espacio. Incluye desde una fuente de agua en su interior hasta caminos vidriados que terminan en un cubo sin salida donde se proponen proyectar las caras de cientos de compañeros desaparecidos, con el cielo como fondo. El gobierno pretende inaugurar este proyecto el próximo 24 de marzo al cumplirse 10 años de funcionamiento del Espacio para la Memoria.

Nos oponemos a este proyecto, porque queremos que nuestro pueblo pueda debatir HOY lo que allí sucedió y porque queremos que las futuras generaciones puedan recorrer y conocer ese sitio, saber qué fue el Casino de Oficiales y saber cual es la verdadera cara de su enemigo cuando se muestra sin disfraces.

Los gobiernos constitucionales posteriores a la última dictadura militar implantaron durante 20 años políticas de olvido, no solo mediante la aprobación e implementación de leyes y decretos de impunidad, sino también a través de la construcción y/o legitimación de diferentes formas de representación.

Ejemplo de ello es la Teoría de los dos demonios, explicitada en los decretos 157 y 158 firmados por el ex Presidente Alfonsín y de allí en más, presente en todos los mensajes emitidos desde su Gobierno comenzando por el prólogo del Informe Nunca Más de la CONADEP. Así como también, todas aquellas elaboraciones en las que se disocian el genocidio de los procesos históricos que motivaron su implementación ocultando su funcionalidad como práctica social.

 Todo esto tuvo y tiene consecuencias en nuestra sociedad, revertirlas llevará muchos años, y se logrará no sólo como consecuencia de la anulación de las leyes de impunidad sino aplicando una política clara, contundente y explícita que impulse a construir memorias sobre la base de la justicia, es decir el juicio y castigo de todos los responsables del genocidio y la verdad sobre el destino de los desaparecidos y sus hijos apropiados.

Parte de esa política necesaria es el reconocimiento pleno de la existencia de centros clandestinos de desaparición y exterminio, sin desvirtuar su significación como tales a través de su utilización para otras actividades.
La ESMA constituye, por la cantidad de detenidos-desaparecidos que por ella pasaron, por su significado simbólico, y por tratarse del primero de estos sitios en ser desalojado, un antecedente de características muy relevantes para nuevos procesos de construcción de la memoria en sitios que funcionaron como centros clandestinos de desaparición y exterminio.

No puede ni debe diluirse lo que allí ocurrió detrás de otras actividades lleven o no el símbolo de un organismo de Derechos Humanos. Muchos son los espacios donde estas actividades pueden llevarse a cabo sin necesidad de hacerlo en el Centro de Detención y Extermino que es símbolo en el mundo entero de la represión dictatorial en Argentina.

Ese sitio sigue siendo el lugar donde desaparecieron a nuestros compañeros, y repudiamos cualquier intento de cambiar el sentido y significados de ese espacio.

En estos diez años una y otra vez hemos sostenido que los sitios de memoria deben dar cuenta no solamente de los horrores cometidos por la dictadura, sino también del proyecto económico y político por el que se llevó adelante el genocidio, los proyectos políticos que ese genocidio quiso destruir y  los intereses económicos a los que ese genocidio benefició.

“Resignificar” la ESMA con las murgas, los festivales, los cursos de cocina, el entrenamiento de Fuerza Bruta, los payasos, con la excusa de que es un espacio “muy grande” sin contar la historia de los desaparecidos en la ESMA: quiénes eran, qué pensaban, qué hacían, sus militancias; sin relatar la historia de la Armada como fuerza represora y de las Fuerzas Armadas como ejecutoras de varios genocidios en la historia argentina,  va en el sentido contrario de aquello que había sido acordado oportunamente por todos los organismos pero que nunca fue concretado.
Después de años de denuncias, recién la semana pasada las autoridades empezaron a poner pancartas gigantes con los nombres de algunos de los compañeros que pasaron por este Centro Clandestino.
El gobierno nacional “se viste” con  la anulación de las leyes de impunidad conseguidas después de treinta años de lucha de nuestro pueblo, para disimular sus políticas de represión e impunidad. Julio López, Silvia Suppo, Mariano Ferreyra, Mártires López, las comunidades QOM de Chaco y Formosa, el Indoamericano, Luciano Arruga y Kevin, la masacre de Once, los presos de corral de Bustos y Bariloche, los miles de procesados, la ley antiterrorista, el Proyecto X son ejemplos emblemáticos de esa política. Hace tan solo dos días fueron condenados a cadena perpetua a  4 trabajadores petroleros de Las Heras, victimas de una caza de brujas en respuesta a la pueblada del 2006.

El nombramiento del genocida Milani como Comandante en Jefe del Ejercito, defendido por Hebe de Bonafini y Estela Carloto, sintetiza el intento oficial de reconciliación y olvido.

¿Es ésta la década ganada?

Compañeros:
Somos concientes de que los edificios y los lugares no producen efectos mágicos. Entendemos  que está en discusión  la construcción de la memoria de nuestro pueblo y por eso le damos a este  debate el lugar que se merece. Se suele argumentar que hay que saber lo que pasó para que no vuelva a repetirse, pero con eso no basta, no alcanza con saber,  la  cuestión es qué se hace con ese saber, la cuestión es como ese conocimiento se transforma en una herramienta de construcción de identidad y de propuestas políticas de lucha y de transformación, y no simplemente en algo que se pone en el archivo de la memoria .
Porque  lo que hay que  conocer  no es sólo lo que  hizo la  dictadura sino las  ansias  revolucionarias  de aquella  generación  transformadora.
Las luchas del presente y del pasado están enlazadas. Quienes luchamos por la construcción de la memoria histórica y nos oponemos a la manipulación de la ESMA somos parte de las luchas del presente en defensa de todos los derechos del pueblo: trabajo, vivienda, salario, educación, salud, por la preservación de nuestros recursos naturales y contra la devastación imperialista. Y reivindicamos la  lucha  de nuestros 30.000 detenidos  -desaparecidos por  conquistar, un mundo nuevo, una  sociedad sin opresiòn y explotación.

Por la memoria: no a la manipulación de la ESMA

Por la verdad: apertura y publicación de todos los archivos de la dictadura.

Por la justicia: juicio y castigo a todos los genocidas por todos los  compañeros.

Porque nuestros 30000 compañeros detenidos desaparecidos lucharon por un país sin represión y sin explotación!

A 30 años de la última marcha de la resistencia en dictadura decimos:
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO  NOS RECONCILIAMOS.

jueves, 12 de diciembre de 2013

"Estamos cansados de ver la manipulación de la memoria", denunció Carlos Lorkipanidse

Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos
Miércoles 11 de Diciembre de 2013

"Estamos cansados de ver la manipulación de la memoria"

 
El dirigente de esa asociación, Carlos Lorkipanidse, denunció que se proyectan cambios edilicios en la ex ESMA que "pueden afectar los testimonios en los juicios contra los delitos de lesa humanidad".
 
http://www.amprovincia.com.ar/noticias/17699-estamos-cansados-de-ver-la-manipulacion-de-la-memoria/

La Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos denunció que hay un proyecto del Poder Ejecutivo Nacional para realizar modificaciones en el ex casino de oficiales de la ex ESMA que podrían afectar los testimonios de los ex detenidos – desaparecidos en los juicios que se llevan adelante por delitos de lesa humanidad.

El dirigente de esa asociación, Carlos Lorkipanidse, dijo que “se dio la característica que a lo largo de este año han reingresado varios sobrevivientes a la ex ESMA y esto permitió reconstruir su paso por el lugar para garantizar la veracidad de su testimonio en el juicio oral y publico”.

Agregó que “estamos cansados de ver cómo se manipula la memoria” explicó que las modificaciones de algunos lugares colocando obras artísticas implica que “muchos sobrevivientes que deben ir al lugar para ratificar sus dichos no pueden encontrarse con un panorama cambiado”.

domingo, 8 de diciembre de 2013

CONFERENCIA DE PRENSA ¿Qué quieren hacer con la ESMA?

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia revelará documento confidencial del Poder Ejecutivo Nacional respecto del Casino de Oficiales de la ESMA.

MIERCOLES 11 de diciembre – 11 hs

En la Asociación de Ex –Detenidos Desaparecidos
Carlos Calvo 1780 timbre 26 -Contactos prensa :
Cachito 1553372868
Claudia Ferrero 1556045905
Martin Alderete  1554992811


14 DE DICIEMBRE DE 2013 16HS  -   ACTO POLITICO CULTURAL FRENTE A LA ESMA

Convoca: Encuentro Memoria Verdad y Justica
En el marco de las actividades hacia el próximo 24 de marzo, en repudio a la dictadura genocida y contra la impunidad de ayer y de hoy, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia convoca a:
·         Repudiar el proyecto de museo que pretende instalar el gobierno nacional en el Casino de Oficiales de la ESMA, que ha suscitado el repudio de numerosos sobrevivientes, familiares y organizaciones de derechos humanos. Este proyecto se propone “resignificar” el lugar donde estuvieron secuestrados los compañeros detenidos desaparecidos y modificar el recorrido histórico de ese espacio. Sería inaugurado el próximo 24 de marzo al cumplirse 10 años de funcionamiento del Espacio para la Memoria. Ante este proyecto de Historia Oficial nos oponemos a cristalizar en una vitrina la lucha de los compañeros!
·         Repudiar la banalización de los sitios de memoria que tiene su expresión máxima en  el uso indiscriminado del predio de la ESMA, donde se realizan actividades que incluyen el ensayo de murgas, visitas guíadas con  payasos, festejos con “asaditos”, actividades relacionadas con el canal Paka Paka y “celebraciones” por el día de la primavera. Denunciamos la ausencia de la historia de lucha y resistencia de los compañeros detenidos desaparecidos dentro del predio y la reestructuración de los edificios con las actividades mencionadas, que no hace más que borrar esa historia que nos pertenece, despejando el camino a las políticas de  RECONCILIACIÓN.
·         Luchar por la construcción de una Memoria Popular, que reivindique la lucha de los compañeros y que denuncie la impunidad de ayer y de hoy.
·         Ratificar nuestra exigencia por Juicio y Castigo a todos los Genocidas!!!
·         Exigir la derogación de la Ley Antiterrorista.
·         Rechazar la designación de  Milani como Jefe del Ejercito y exigir su inmediato juzgamiento por su participación en el genocidio llevado adelante por la última dictadura.
·         Denunciar las violaciones actuales a los derechos humanos: criminalización de la protesta, presos políticos, gatillo fácil, torturas en comisarías, desaparecidos en democracia, represión, criminalización de la pobreza, etc.
·         Reivindicar las luchas actuales como continuidad de las luchas de nuestros compañeros detenidos desaparecidos: por tierra y vivienda; por los derechos de los trabajadores, de los pueblos campesinos y originarios y de los estudiantes; por la defensa de nuestros recursos naturales, etc.
RADIO ABIERTA – MURALES – SILUETAS – PANCARTAS – TEATRO- MUSICA Y TAMBORES
Consignas:
Porque nuestros 30.000 compañeros detenidos desaparecidos lucharon por un país sin represión y sin explotación!
A 30 años de la última Marcha de la Resistencia en dictadura decimos:
No Olvidamos, No Perdonamos, No nos reconciliamos!!!

Adhesiones: encuentromvj@gmail.com

Contacto de Prensa:Eva Cavanna  AEDD 1558720476

“Daban inyecciones y con eso mataban”, testimonio Juan Carlos Cachques, médico sobreviviente de la ESMA

“Era el equivalente a la silla eléctrica”, dijo el sobreviviente sobre las inyecciones que los represores daban en la ESMA durante la primera etapa de la dictadura. El médico vive en Francia y su caso fue judicializado recientemente.

 Por Alejandra Dandan

“Nos moríamos de frío. Me pasé un mes con las manos hacia atrás, en situaciones que realmente no eran humanas. ¿Por qué?”, preguntó Juan Carlos Chachques durante la audiencia. “Me interesaba el país, me comprometí con el gremialismo médico para que un hospital del Estado funcionara bien y fui sancionado de esa manera. Hice lo mismo en Francia. Fui profesor y fui condecorado con la Legión de Honor. Exactamente lo mismo en los dos lugares, me ocupé de la salud, pero en Argentina por eso me quisieron matar y en Francia me hicieron un reconocimiento.”

Chachques es un médico argentino que vive en Francia desde 1980. Es reconocido internacionalmente como inventor del “echarpe cardíaco”. Es biocirujano, doctor en biología, actualmente jefe de la Unidad de Bioasistencia Cardíaca y director de investigaciones cardiológicas del Hospital Pompidou de Paris, pero casi un desconocido como sobreviviente de la Escuela de Mecánica de la Armada. Hasta hace poco, su secuestro no estaba judicializado. Sólo se sabía de la presencia de un “médico” en abril de 1976 en la ESMA. Hace muy poco se supo su nombre. Los padres hicieron gestiones durante su secuestro; hubo denuncias en la policía, pero él formalizó la presentación recién en 2004 ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Chachques declaró la semana pasada en el megajuicio por los crímenes de la Marina. Cuando salió de la ESMA no quería irse del país y no podía volver al Hospital de Clínicas, donde trabajaba cuando lo secuestraron. Consiguió un puesto en el Hospital Ferroviario y después en la Fundación Favaloro. “Mi historia no era muy conocida, me aceptaron y después de muchos años me enteré a través de amigos de que Sabato le había dicho a Favaloro: ‘Este tipo tiene buena voluntad, necesita completar su formación acá’. Así que pienso que Favaloro me consideró su alumno.”
“¡Tac!, y rompían una ampolla”

Chachques estuvo unos 28 días en el centro clandestino, desde el 10 de abril de 1976. Su testimonio iluminó parte del primer período de la ESMA en el que casi no hay sobrevivientes. Como médico, logró darse cuenta, con los ojos tapados pero a través de los sonidos, de un mecanismo que podría ser una de las primeras formas de “traslados”: escuchaba cómo rompían ampollas e inyectaban algún tipo de narcótico para matar a los secuestrados que, según su diagnóstico, habían entrado en una especie de shock.

“Yo no veía nada pero, como los ciegos, terminaba percibiendo las cosas”, dijo. “Una noche me hicieron escuchar a otra gente que torturaban y me dijeron: “Ahora el próximo sos vos”. Gritos de hombres, mujeres, terrible, terrible. Sacudones, gritos terribles. Y dijo: “Sentí que había gente que la volvían a subir después de las sesiones de electricidad, en un estado de excitación enorme, como son los electroshock repetidos. Tenían un desorden mental enorme, incontrolable, y yo sentía ‘¡tac!’, que se abrían ampollas. Que hacían inyecciones. Que las hacían dormir. Pero no solamente sentí que las hacían dormir –dijo–, sino que dejaban de respirar”.

Esto provocó conmoción en la sala. Las inyecciones aparentemente contenían anestésicos, pentotal o alguna droga, y según su teoría provocaban un paro respiratorio. “Directamente dejaban de respirar, y cuando uno deja de respirar se produce hipoxia y eso significa la muerte. Con el paro respiratorio, en pocos minutos, se para el oxígeno, se para el corazón, así que yo sentía cómo los cuerpos eran arrastrados y desaparecían por acción de los barbitúricos hechos para controlar un estado de situación que ellos consideraban de irritación, irrecuperables. Eran personas que a su criterio estaban gastadas, inutilizadas, y eran directamente sacrificadas a través de interrogatorios con los que habían querido sacarle información.”

–¿Esto lo escuchó más de una vez? –le preguntó el presidente del jurado.

–Sí –dijo–, más de una vez. Otra tortura que escuché fue la música. Violeta Parra y Julio Iglesias. Preguntaban, ¿te gusta? Y de golpe empezaban a pegar en los oídos. Lo que pareciera una cierta paz por acción de la música terminaba en un drama, gritos de ambos sexos.

Más tarde, las preguntas volvieron al tema.

–¿En qué momentos se realizaban estos traslados? –preguntó la fiscal.

–Todo pasaba a la madrugada. Yo conocí la diferencia entre el día y la noche por los pequeños reflejos de alguna ventana por la que entraba luz. Creo que dejaban que avanzara la noche. Durante el día nadie, nadie se movía; a la noche ya empezaban a llevar para interrogatorios, ésa era la mecánica, era tardío, nocturno, once, doce de la noche por lo menos.

–¿Quiénes aplicaban las inyecciones?

–Creo que era gente con experiencia en inyectables. Venían con maletín, abrían. Escuché a veces cargar más de una ampolla y quedarse un rato. Pienso que tal vez no había una persona, había un pequeño diálogo, tal vez venía un médico con algún enfermero. Pienso que era trabajo en equipo. Inyectar en esos casos era el equivalente a la silla eléctrica. Cuando uno inyecta y no se le puede ofrecer asistencia respiratoria, pienso que esa responsabilidad la tomaba un médico, no un enfermero. Era una decisión, sobre todo para la gente que estaba en medicina. En ninguna parte del mundo esto es así, los verdugos no son médicos, los médicos hacemos un juramento hipocrático, nos dedicamos a la vida, a salvar la vida y no a destruirla, eso es realmente muy condenable, merece la condena máxima.
Juan Carlos

Juan Carlos vivía hacía varios años en Buenos Aires, pero era de un pueblo de Santa Fe. Hizo medicina en Rosario y a comienzos de 1970 viajó a la Capital a hacer una residencia en el Hospital Rawson hasta que cerró y luego entró al Hospital de Clínicas apenas inaugurado. Vivió en el pabellón de médicos residentes. Trabajó como voluntario en la cátedra de Anatomía y en 1973 sus compañeros lo propusieron como presidente de la Asociación de Médicos Residentes. “Mi vida era hospital público, era la docencia, la investigación, y esa formación con los años me permitió abrir otros caminos.”

Chachques ejerció el primer mandato entre 1973-1975. Lo reeligieron ese año. Con el golpe de 1976, todo se acabó. El hospital y la universidad fueron intervenidos por la Marina. Chachques pudo haber sido secuestrado por su actividad gremial, pero también se estudia la posibilidad de que su secuestro haya comenzado con una “equivocación”. En esos días, el GT buscaba a un tal “doctor Mario”, supuesto médico de Montoneros que atendía y curaba a los heridos de la organización. A las dos semanas de ser ingresado a la ESMA, sometieron a Chachques a una rueda de reconocimiento. “Dejaron que me crezca la barba, me venían a ver. ¿Tenés barba?, me preguntaban. Y a las dos semanas yo tenía barba. El doctor Mario era alto y aparentemente tenía barba”, explicó.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Ante la Historia Oficial LA MEMORIA ES DEL PUEBLO - 14/12/2013 16hs.Acto Político cultural frente a la ESMA



Convoca: Encuentro Memoria Verdad y JusticIa

En el marco de las actividades hacia el próximo 24 de marzo, en repudio a la dictadura genocida y contra la impunidad de ayer y de hoy, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia convoca a:
.Repudiar el proyecto de museo que pretende instalar el gobierno nacional en el Casino de Oficiales de la ESMA, que ha suscitado el repudio de numerosos sobrevivientes, familiares y organizaciones de derechos humanos. Este proyecto se propone “resignificar” el lugar donde estuvieron secuestrados los compañeros detenidos desaparecidos y modificar el recorrido histórico de ese espacio. Sería inaugurado el próximo 24 de marzo al cumplirse 10 años de funcionamiento del Espacio para la Memoria. Ante este proyecto de Historia Oficial nos oponemos a cristalizar en una vitrina la lucha de los compañeros!
.Repudiar la banalización de los sitios de memoria que tiene su expresión máxima en  el uso indiscriminado del predio de la ESMA, donde se realizan actividades que incluyen el ensayo de murgas, visitas guíadas con  payasos, festejos con “asaditos”, actividades relacionadas con el canal Paka Paka y “celebraciones” por el día de la primavera. Denunciamos la ausencia de la historia de lucha y resistencia de los compañeros detenidos desaparecidos dentro del predio y la reestructuración de los edificios con las actividades mencionadas, que no hace más que borrar esa historia que nos pertenece, despejando el camino a las políticas de  RECONCILIACIÓN.
.Luchar por la construcción de una Memoria Popular, que reivindique la lucha de los compañeros y que denuncie la impunidad de ayer y de hoy.
.Ratificar nuestra exigencia por Juicio y Castigo a todos los Genocidas!!!
.Exigir la derogación de la Ley Antiterrorista.
.Rechazar la designación de  Milani como Jefe del Ejercito y exigir su inmediato juzgamiento por su participación en el genocidio llevado adelante por la última dictadura.
.Denunciar las violaciones actuales a los derechos humanos: criminalización de la protesta, presos políticos, gatillo fácil, torturas en comisarías, desaparecidos en democracia, represión, criminalización de la pobreza, etc.
.Reivindicar las luchas actuales como continuidad de las luchas de nuestros compañeros detenidos desaparecidos: por tierra y vivienda; por los derechos de los trabajadores, de los pueblos campesinos y originarios y de los estudiantes; por la defensa de nuestros recursos naturales, etc.
RADIO ABIERTA – MURALES – SILUETAS – PANCARTAS – TEATRO- MUSICA Y TAMBORES

Consignas:
Porque nuestros 30.000 compañeros detenidos desaparecidos lucharon por un país sin represión y sin explotación!
A 30 años de la última Marcha de la Resistencia en dictadura decimos:
No Olvidamos, No Perdonamos, No nos reconciliamos!!

domingo, 1 de diciembre de 2013

Un ex conscripto habló de la quema de cádaveres en la ESMA

Un testigo en el infierno

Describió el uso de la “parrilla” entre las primeras formas de desaparición y dijo que vio “vértebras” humanas al lado del río, en el Campo de Deportes de la Armada. Estuvo secuestrado unos días y lo “visitó” un cura.

Alejandro Hugo López hizo el servicio militar en la Escuela de Mecánica de la Armada a partir de marzo de 1976.


Por Alejandra Dandan

Alejandro Hugo López hizo el servicio militar en la Escuela de Mecánica de la Armada a partir de marzo de 1976. Durante los meses que siguieron estuvo secuestrado unos días y durante el resto del tiempo se convirtió en un testigo privilegiado del infierno. La Conadep recogió su testimonio tempranamente. El mismo participó del primer reconocimiento del predio con dos de los integrantes de la Comisión y su primer relato aún es recordado, entre otras cosas, porque describió el uso de la “parrilla” entre las primeras formas de desaparición del centro clandestino. López volvió a declarar, esta vez en el juicio oral sobre los crímenes de los marinos. Para los investigadores, su testimonio abrió “otra ESMA”. En medio del silencio de la sala y en uno de los tramos más impresionantes del relato, contó por primera vez que él mismo pudo ver restos de “vértebras” humanas al lado del río, en el Campo de Deportes de la Armada. “La parrilla se hizo en el taller de herrería”, dijo él. “Era una batea de 1,90 m, o una cosa así, con unos 25 o 30 cm de altura, arriba llevaba una parrilla y en una punta un caño con un embudo por donde se tiraba combustible.” Una vez terminada, la batea se llevó hasta el Dorado y desde allí al Campo de Deportes para ubicarla “sobre la margen del río”. El artefacto, que era “móvil”, iba y volvía así del Campo de Deportes. ¿Usted fue a ese lugar?, le preguntó la fiscal. “Sí, yo iba muy seguido”, dijo. “En su momento vi algunas vértebras ahí en la orilla.” Era fines del ’76. Los soldados y “aspirantes” iban a hacer deportes a ese lugar durante el día. López solía ir a jugar a la pelota. O subía a las embarcaciones de la Escuela.

–Eran restos humanos –agregó–; se decía que ahí funcionaba la parrilla, que se llevaban la parrilla para ahí.
Las denuncias

No es la primera vez que se menciona el Campo de Deportes de la Armada como uno de los lugares que usó el GT 3.3 para deshacerse de los cuerpos de los desaparecidos. López lo inscribió en el final del primer año de la represión y comienzos del siguiente. Y como uno de los métodos alternativos a los “vuelos” que ya se denunciaban en esa época. López ya lo había mencionado ante la Conadep. También lo vienen denunciando otros sobrevivientes y familiares. Lo dijo hace muy poco en una audiencia y en los mismos términos otro conscripto llamado Marcelo Prado.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) hizo inspecciones sin éxito en el lugar. Hasta ahora se cree que el GT pudo haberlo usado para deshacerse de los detenidos que llegaban sin vida a la ESMA, morían inmediatamente o en la tortura, pero también se cree que la falta de rastros en la zona puede deberse al tipo de sedimentación de la tierra y el movimiento del agua.

López contó lo que sucedía en aquel momento. Dijo que el desplazamiento del artefacto se hacía arriba de un rastrojero, una camioneta muy cerrada, cargada con tambores con unos “100 litros de gasoil”, un material que se conseguía fácilmente en el predio de la ESMA porque tenían surtidores. En ese momento, él trabajaba en Automotores. Es posible que por sus tareas haya entrado en contacto con quienes estaban a cargo de los desplazamientos.

–¿Cuántas veces ocurrió? –le preguntó el presidente del TOF.

–Muchas veces, muchísimas veces. No puedo decir números –explicó.

–Siempre sucedía a la noche, siempre por la noche –repitió.

–¿Se veía algo del Campo de Deportes?

–A veces se veía humo.

Mientras hablaba, la sala casi vacía de público estaba todavía más silenciosa. El único represor presente era Ricardo Cavallo, “Sérpico”, que cada tanto, como si buscara contestarle a él, giraba a la derecha para decirle algo a su abogada.

López entró al servicio militar después del golpe. Había desertado años antes y volvía a intentarlo. Solía estar castigado. Estuvo adscripto al área de Bomberos y al mismo tiempo a Automotores, allí dependía de Adolfo Scilingo y fue “como su chofer”. Su caso es conocido porque además de testigo fue uno de los cuatro conscriptos secuestrados como parte de la caída de Sergio Tarnopolsky. Sergio era militante de Montoneros, hacía el servicio militar en la ESMA, era asistente del Tigre Acosta y escribió el llamado “informe Tarnopolsky” con el que la Agencia Ancla hizo, a fines de 1976, una de las primeras radiografías de la ESMA. La Marina secuestró a Sergio, a su esposa, a sus padres y a su hermana y acusó a un grupo de colimbas de colaborar con él. Entre ellos, a López, que estuvo secuestrado unos días. Estuvo encapuchado y tendido en el piso al lado del “tanque de agua”, luego lo llevaron a una “casa de rehabilitación” y más tarde volvieron a llevarlo a la ESMA. Ayer, durante su testimonio, dio otro dato que hasta ahora no había sido mencionando, surgió de ese secuestro y está vinculado a lo que él mismo fue viviendo más tarde.

¿Cómo era la alimentación?, preguntó la fiscal. “Un mignón por día y un pedacito de carne.” ¿Lo llevaban al baño? “Traían un balde.” ¿Guardias? ¿Supo algún nombre? ¿Quiénes eran? “Nunca se sabe”, dijo él. “En algún momento entraba un personaje al que le decían el ‘Pedro de Guardia’ que preguntaba por las necesidades que teníamos, que en realidad eran infinitas. Lo que sí, una vez, vino el ‘Pedro de Guardia’ y me levantó la capucha. ‘No abras los ojos, que te quiero ver la cara’, me dijo y en realidad era el padre Fernández, que era el capellán de la Escuela.”

–¿Qué hacía en ese lugar?

–No sé si estaba por lástima hacia los que estábamos ahí, porque en definitiva nos conocía –dijo–. No sé por qué estaba.

Y agregó: “Aparte de la Iglesia alguna vez hizo patrulla con nosotros, venía en una patrulla externa, hacía documentación con nosotros”.

Esto fue otra revelación. El nombre completo del capellán es Pedro José Fernández y, según el organigrama reconstruido por Defensa, aparece en la estructura integrando el cuadro de Capellanía y Bienestar. El dato llamó la atención en la audiencia porque su nombre hasta ahora no había surgido como parte de una imputación. López no sólo lo situó en Capuchita, sino en una serie de operativos a los que llamó de “patrullas externas”.

–¿Patrullas? –preguntó uno de los jueces.

–Todas las noches se hacían patrullas –explicó–. Como si fuera una comisaría, se hacía una patrulla externa. Cada quince días. Cuando me tocaba estar de guardia a mí, en lugar de hacer la guardia con los bomberos, salía a hacer guardia con una camioneta.

El hacía de chofer. Le tocó llevar Scilingo a la zona del Abasto, a la patrulla. Hacían distintas tareas, como control de documentos y de calle.

Fuente: Pagina 12

Declara un periodista cómplice de dictadura: falseó un reportaje a madre de un desaparecido

A tres décadas de concluida la dictadura cívico-militar, finalmente la justicia hace foco en la complicidad de una parte del periodismo en aquellos trágicos años. La Cámara Federal de Casación Penal confirmó el llamado a indagatoria al periodista Agustín Juan Bottinelli, jefe de redacción de la revista Para Ti (editorial Atlántida) en 1979, por delitos de lesa humanidad.
Por: Franco Mizrahi


Bottinelli fue denunciado por publicar en aquel semanario un reportaje fraguado a una secuestrada con la intención de "lavar la imagen" del terrorismo de Estado. Se trata de un caso paradigmático que podría sentar un importante precedente en los juicios por violaciones a los Derechos Humanos.
El fallecido Aníbal Vigil, director de la revista, y Bottinelli eran los máximos responsables del medio gráfico. Fueron denunciados por difundir la falsa entrevista a Thelma Doroty Jara de Cabezas, secuestrada en la ESMA. La elección de Jara de Cabezas no fue casual. Era la madre del desparecido Gustavo Alejandro Cabezas.
La nota fue titulada "Habla la madre de un subversivo muerto" y se publicó en Para Ti el 23 de agosto de 1979, con el fin de ocultar el genocidio que se había implantando en el país. La mujer fue obligada a declarar contra su hijo. "¿Qué les diría a las madres argentinas?", le preguntaron a Jara de Cabezas. "Que estén alertas. Que vigilen de cerca a sus hijos", fue conminada a responder. Por ese artículo, Thelma denunció en 1984 a Atlántida y a los responsables de la publicación. Tras años de impunidad, la causa avanza en tribunales.
Tal como se difundió miércoles en el CIJ, el portal de noticias de la Corte Suprema, la Sala II de la cámara confirmó la resolución que había tomado el magistrado Sergio Torres un año atrás. Así destrabó un proceso que estaba paralizado debido a los sucesivos recursos presentados por la defensa de Bottinelli. El debate giraba en torno a un tecnicismo: si el acusado debía ser imputado con el Código Penal actual  o a través del Código anterior.
Si bien Bottinelli podría presentar un recurso extraordinario ante la Corte, fuentes judiciales afirmaron a este diario que el planteo no prosperaría. "La decisión del juez fue ratificada por la Cámara Federal y por Casación, que utilizó doctrina del máximo tribunal del país", explicaron. Según afirmaron a Tiempo Argentino, Vicente Massot, director de La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, podría seguir los pasos de Bottinelli.

Fuente: Tiempo Argentino

 http://www.youtube.com/watch?v=SyPvGsSPsZg

jueves, 28 de noviembre de 2013

Causa ESMA III Crónica del 27 de noviembre de 2013

Hoy declararon seis testigos: dos sobrevivientes, Luis Carmelo Achurra Ulibarri y el conscripto Alejandro Lopez, y cuatro familiares de compañeros que estuvieron cautivos en la Escuela de Mecánica de la Armada y aun permanecen desaparecidos.

Miguel Cagnoni vino a prestar declaración por el caso de su hermano, Ricardo Cagnoni, todavía desaparecido. Pero el del propio Miguel es un caso "nuevo” que sale a la luz en el curso de las audiencias. En este tramo de la "mega causa" Esma, ya contabilizamos 35 situaciones de estas. Quienes cuestionan la cifra de 30 mil desaparecidos, deberían tomar nota de esto.

Miguel comenzó su relato contando que el 3 de marzo de 1977 por la noche se despertó con un hombre apuntándole con un arma mientras una patota de la Armada invadía su domicilio buscando a su hermano Ricardo.

Ricardo y su familia pudieron escapar por el fondo de la casa. Miguel, en cambio, fue capturado y llevado a la Esma. Fue torturado desde el mismo momento en que lo arrancaron de su casa. A la mañana siguiente, luego de un simulacro de fusilamiento, los represores lo liberan. Meses después, Ricardo fue secuestrado en la estación de Constitución por los mismos personajes que se habían llevado a su hermano. Cuando su padre preguntó qué estaba pasando, obtuvo como respuesta un culatazo en la cabeza.

Ricardo, militante montonero y trabajador de Ford, fue visto en Esma por sobrevivientes del exterminio. Continúa desaparecido. Su hermano terminó su testimonio diciendo: “cuando se pierde toda esperanza lo único que queda es el honor. A los que  han perdido el honor antes de hoy, no les queda nada.”

Las búsquedas, las investigaciones, la consecución de pruebas, están perennemente a cargo de los familiares y sobrevivientes. El aporte y contención del Estado son inexistentes. Ellos mismos fueron víctimas del terrorismo de los genocidas.

Alberto Roque Krug, estudiante de sociología y militante gremial del Banco Nación y militante de la juventud peronista, estuvo presente en la audiencia de hoy a través del sentido testimonio de su hermano, Carlos Krug.
Alberto Krug fue secuestrado el 2 de diciembre de 1976 junto a sus compañeros Diego Beigbeder, Norita Friszman y Guillermo Orfanó en la puerta del edificio del barrio de Once donde vivía. Los represores los iban atrapando uno a uno a medida que llegaban, relató el compañero de departamento de Alberto, que pudo escapar de la ratonera. Tanto Carlos Krug como Miguel Cagnoni relataron que los secuestradores les daban pistas falsas sobre sus hermanos, un juego perverso para atormentar a los familiares.

 Otro caso que se ventiló fue el de Alejandro López. En el año 1976, era conscripto, destinado en la Escuela de Mecánica de la Armada. Estando allí, fue llevado al Casino de Oficiales y fue picaneado, acusado de haber con Sergio Tarnopolsky, un militante montonero que realizaba la conscripción en Esma y puso un artefacto explosivo dentro del campo de exterminio. (Cuando los genocidas lo descubrieron, fue secuestrado junto con toda su familia; permanece desaparecido).

Alejandro estuvo secuestrado desde  13 de julio de 1976 por cinco días en "Capuchita", como se denominaba el altillo de Esma donde se hacinaban los prisioneros y donde no estuvo ajeno a las golpizas y torturas que sufrían los cautivos. Pudo identificar a Savio y al Tigre Acosta. De Esma, fue trasladado a una casa ocupada por la Armada, que quedaría en Del Viso. Pasó por la comisaría 2° de la Policía Federal antes de ser liberado junto a otros 5 conscriptos. Allí, otro de los imputados en esta causa, Ernesto “220” Weber, les dijo: “esto es para contárselo a sus nietos, ustedes estuvieron presos en Seguridad Federal”. Lopez siguió cumpliendo el servicio militar hasta agosto de 1977. Pudo dar cuenta que lo que ocurría dentro del Casino de Oficiales, dijo que era vox populi, conocido por todos los que diariamente transitaban por la ESMA.

Lopez contó con lujos de detalle el manejo en el sector automotores, desde donde partían los operativos, y cómo se reparaban los vehículos que robaban a los secuestrados y sus familias. También pudo contar sobre la presencia de grandes helicópteros que aterrizaban en la Plaza de Armas, y desde donde se llevarían adelante también vuelos de la muerte.

En el horror de su relato,  Alejandro recordó que en el Campo de deportes de la Esma se encontraban restos humanos. Allí, es donde se hacían los famosos "asaditos", como los llamaban en su jerga los represores. El kirchnerismo no ha tomado nota del agravio que significa para los sobrevivientes la "apropiación" del término y la usurpación de este espacio de memoria colectiva para el proselitismo de La Cámpora.
Alejandro declaró que de la Esma, "o te ibas por 'vuelo' o por 'parrilla'”.

La "parrilla" había sido construida en la misma herrería de la Escuela, y era trasladada desde automotores, donde cargaban combustible para encender la batea donde incineraría los cuerpos. Alejandro dijo que, desde donde él se encontraba, veía el humo de los “asaditos”. “En su momento, vi algunas vértebras en la orilla. Tiene que ser fines del 76”, agregó.

También habló de una camioneta con camastros conectados a baterías, que tenía criquets que fijaban la carrocería al piso, y que era utilizada para torturar. Una suerte de sala de torturas móvil.

Por su presencia en el sector de ingeniería -ligado a automotores-, conoció al "teniente Vaca", un civil que participó del genocidio y que, en democracia, fue abogado de los represores.

El defensor oficial Lopez Robbio, rescatando la ley de obediencia debida, le preguntó al ex conscripto si  “se podía negar a cumplir una orden de sus superiores”. Lopez, categórico, le respondió que "no debía, pero se podía.” El defensor tuvo que bajar la cabeza.

 A su turno, declaró Alicia Peirano, hermana de Edith, que fue secuestrada el 15 de abril de 1977.  Edith era novia de Rolando Jeckel, quien también se encuentra desaparecido al día de hoy. Edith era abogada y militante de la Juventud Peronista. A partir de una incansable reconstrucción familiar y de testimonios de sobrevivientes, se pudo determinar que estuvo cautiva en la Esma junto a su compañero, Rolando.

De la reconstrucción, surge que Edith estuvo en Esma entre el 15 de abril y el 25 de mayo. Su hermana declaró en el estrado que “a uno como familiar le interesa la fecha. Uno no tiene nada, pero quiere la fecha. Quiere la certeza, quiere el dato. Quiere justicia. Eso quiero”.

Por su parte, Luis Achurra, contó sobre los 15 días que estuvo secuestrado en un lugar que sería la Esma, de acuerdo a lo que pudo calcular por el tiempo de viaje que cubrió cuando lo secuestraron. Fue torturado y las ataduras de sus piernas le produjeron una gangrena que le hizo perder la noción del tiempo y del espacio. Una vez en libertad, tuvo una larga y penosa recuperación.

Finalmente Graciela Sanchez, esposa de Roberto “Pipo” Stéfano, declaró que el 3 de marzo de 1977 su marido fue visto por última vez. Pipo era militante montonero, estudiante de sociología y trabajador del Banco Nación. Había tenido una gran actividad sindical en La Bancaria.  Según los trascendidos, Pipo cayó en un bar de Palermo por una cita "cantada". Dos ex detenidas dijeron haberlo visto muerto. Tenía 28 años.
(APEL)

miércoles, 27 de noviembre de 2013

VISITA A LA ESMA El próximo sábado 30 de Noviembre a las 10 hs la AEDD

VISITA A LA ESMA El próximo sábado 30 de Noviembre a las 10 hs la AEDD realizará una nueva visita colectiva a la ESMA. 

La misma se enmarca en una convocatoria que estamos realizando para poner en discusión el proyecto que el gobierno nacional pretende implementar en el edificio del Casino de Oficiales con el objetivo de "resignificarlo". 

Este será el quinto recorrido que realizaremos con compañeros de distintas organizaciones y procedencias, es por ello que los invitamos a acompañarnos en este nuevo ingreso al predio y a involucrarse con este debate por la memoria de lo sucedido allí, por la memoria de nuestros compañeros detenidos-desaparecidos. 

El punto de encuentro será en la entrada principal por Libertador 8151. Les pedimos CONFIRMACIÓN DE ASISTENCIA con antelación por privado (ya que los cupos por contingente son limitados) , y puntualidad el día de la visita. 

Saludos cordiales Asociación de Ex-Detenidos




jueves, 21 de noviembre de 2013

Juicio ESMA III Crónica de 18 de noviembre de 2013

Brindaron su testimonio Silvia Labayru, Hugo Chaer y Leonardo Martinez en el juicio ESMA III, esta semana bajo la presidencia de la Dra. Palliotti.

Desde España, y mediante video conferencia declaró  en su calidad de victima Silvia Labayru, ya que fue secuestrada en 1976 cuando cursaba un embarazo de 7 meses. Su hija, Vera, nació en la Escuela de mecánica de la armada, y fue el parto fue atendido  por Magnacco, el médico imputado en esta causa, quien goza del beneficio de prisión domiciliaria, y hace unos meses, se lo vio paseando por la Recoleta luego de haber sido indagado por el Tribunal.

Silvia puso  de resalto la condición de la mujer dentro de este campo de concentración que era sometida a abusos sexuales constantemente, siendo que los genocidas utilizaban este método de tortura también para mellar y destruir subjetivamente a las cautivas al mantenerlas en un estado de cosificación permanente y consagrarlas como propiedad privada de los secuestradores. .De ninguna manera puede sostenerse que fueron decisiones aisladas o espontáneas, sino que fueron parte de un plan integral y sistemático desarrollado en el marco del terrorismo de Estado.

A su turno, declaró Hugo César Chaer, por su padre, Hugo, abogado laboralista que asesoraba a sindicatos y fue secuestrado el 11 de agosto de 1977 en el centro de la ciudad de Buenos Aires, en un gran operativo. Fue llevado a la ESMA donde estuvo secuestrado, fue torturado e interrogado por todas las personas que trabajan con él y quedó muy afectado por la presencia dentro de ESMA de un niño de 14 años que fue secuestrado y mantenido en capucha.  Estuvo detenido-desaparecido hasta el 26 de septiembre de ese mismo año, en que apareció en horas de la madrugada: “Cuando mi padre apareció el 26 de septiembre estaba muy deteriorado físicamente, estaba muy delgado, muy avejentado y le faltaba uno de los dientes, un incisivo inferior. Después se recompuso pero en ese momento la imagen era de un anciano, una persona muy mayor” manifestó Hugo sobre la primer imagen que tuvo de su papá una vez liberado en los bosques de Palermo.

Finalmente declaró Leonardo "Bichi" Martinez. Bichi, militante del Movimiento Villero, secuestrado en 18 de septiembre del 1.977 en la estación de Beccar, provincia de Buenos Aires y llevado a la Escuela de Mecánica de la Armada, donde fue severamente torturado y utilizado posteriormente para realizar trabajo esclavo en lo que daban a llamar “perraje”

En 1979 y como producto de las denuncias presentadas en el exterior sobre las aberraciones que se estaban cometiendo en el país, la Comisión Internacional de Derechos Humanos envía una delegación para investigar lo que estaba ocurriendo. Habiendo tomado conocimiento los militares de esta visita, se articuló un ensamble destinado a ocultar las condiciones en que tenían a compañeros en situación de esclavitud y cautiverio. La última tarea del Bichi, consistió en preparar la isla El Silencio, en Tigre, para recibir a los secuestrados que fueron sacados de ESMA cuando una comisión de la OEA visitó el país por las denuncias presentadas en el exterior. Destacamos que la isla había pertenecido a la curia, más precisamente a la Revista Esquiú y que fue cedida amablemente a la armada. Los detenidos tuvieron que poner a punto las casas donde, oficiales, “verdes” y prisioneros estarían durante 40 días mientras se disfrazaba a la Esma. En la isla, las condiciones de detención fueron aún más precarias y el trabajo forzado, la labor cotidiana.

Recién 34 años después de los siniestros días vividos en la isla, y a instancias de las víctimas representadas por la querella de Justicia Ya! se logró llevar adelante un allanamiento en esa finca que se mantenía tal como la abandonaron los militares en los 80. Todo ello da cabal cuenta de la sensación de impunidad y complicidad de los genocidas y civiles.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Testimonio de J.Nuguer

“Es una deuda de la sociedad”

En su declaración ante el tribunal, el abogado Jaime Nuguer contó cómo fueron secuestrados en 1977 su hermano Hernán Nuguer, Pablo Horacio Galarcep e Inés Olleros, por grupos de tareas de la Marina.

 Por Alejandra Dandan

“Sí, quiero aclarar una cosa”, dijo Jaime Nuguer cuando el presidente del Tribunal Oral Federal Nº 5 le preguntó si deseaba agregar algo luego de casi una hora y media de testimonio en el que condensó más de 35 años de múltiples búsquedas de justicia. “Quiero aclarar que nuestra lucha sigue siendo por saber cuál fue el destino de mi hermano Hernán Nuguer, el de (su amigo) Pablo Horacio Galarcep, el de Inés Olleros y el de todos los demás desaparecidos. Es una deuda que la sociedad argentina todavía tiene con nosotros y también con la propia sociedad.”

Jaime Nuguer ya era abogado y firmaba habeas corpus por los de-saparecidos cuando secuestraron a su hermano. En la audiencia de ayer por el juicio a los marinos de la ESMA reconstruyó tres historias en simultáneo: la de su hermano

Hernán y su amigo Pablo que eran de la Fede, estudiantes de Arquitectura, activos en el centro de estudiantes y parte de las caras más conocidas de la “minoría” –la “mayoría” era de la JUP–. Pero además de ellos, reconstruyó el caso de Inés Olleros, emblemático en la tramitación de los expedientes judiciales de la dictadura porque fue uno de los primeros casos en llegar a la OEA y porque, pese a las trabas, la causa logró avanzar y reunir pruebas y declaraciones valiosas para esta etapa.

“Mi hermano Hernán fue capturado en la puerta de su domicilio el 27 de octubre de 1977, a la mañana temprano, a eso de las 8.30 o 9, cuando salía junto con nuestra madre”, explicó Jaime. “Hernán la iba a llevar al trabajo y luego se iba para la facultad, pero creo que tengo que señalar antes que mi hermano había sufrido un accidente en el trabajo a mediados del ’75.” Había quedado parapléjico, luego se había ido recuperando de a poco, anduvo en silla de ruedas, con muletas y a mediados de 1977 tenía un auto con comandos que facilitaba sus desplazamientos. Esa mañana hacía lo de todos los días. Pero la patota lo frenó antes de arrancar. Estaba en Avenida La Plata 165.

“Cuando abordaron el auto ellos estaban sentados, se acercaron personas armadas. Se trató de unas ocho personas que se movían por lo menos en tres autos, dos en la misma mano y otros en la mano contraria.”

Hernán se negó a bajar y acompañarlos. “Se armó un revuelo durante el cual el portero del edificio prestó atención; el vecino que estaba comprando el diario se quedó mirando; el comerciante de la esquina se acercó; el hombre que hacía un trabajo de pintura en el edificio de enfrente se acercó”, dijo Jaime y no eran sólo ejemplos: el testimonio de cada una de esas personas sirvió para armar el habeas corpus que se presentó mas tarde.

A Hernán finalmente se lo llevaron. Le dijeron a su madre, Juana Matilde Sigaloff de Nuguer, que se lo llevaban al Departamento de Policía. Juana, que ayer estaba en la sala, fue más tarde al Departamento de Policía y Jaime presentó el habeas corpus. “Hice un breve habeas corpus en el que señalé muy sucintamente los hechos. Y el estado de salud de mi hermano, porque como consecuencia de la paraplejia tenía escaras, estaba con período de infección y tenía serio peligro de infección urinaria.” En el juzgado de turno, el juez no lo invitó ni siquiera a sentarse.

Jaime recordó enseguida que el secuestro estaba ligado al de Pablo Galarcerp. A Pablo lo habían secuestrado un día antes de su casa en un operativo que incluyó toma de casas vecinas y terrazas, bombas de estruendo, reflectores e intimación a la familia a que saliera con los brazos en alto y a los vecinos a no mirar. A Pablo se lo llevaron de madrugada. Días después, Jaime, su madre y la familia de Pablo fueron a Arquitectura invitados por los estudiantes y se encontraron con un dato del que hablaron otros testigos en estas audiencias. En Arquitectura hubo más de cien estudiantes desaparecidos, entre ellos más de cuarenta eran de la JUP y son “casos” de ESMA. “Fuimos a la facultad y los compañeros insistían en que creían que los dos casos estaban vinculados entre sí y que estaban motivados –dijo– porque los dos habían presentado petitorios ante el decano con reclamos académicos. El decano era el arquitecto Héctor Corbacho, que además era profesor en la ESMA. Por eso genero la convicción que tenía que ver con esto.”

Corbacho fue nombrado por otros testigos. Jaime confirmó tiempo después en la causa esa filiación con la ESMA. Otro dato importante para la causa es la ubicación de la casa de Pablo, en O’Hi-ggins casi esquina Congreso, Belgrano. El habeas corpus que se presentó por él no se interrumpió durante toda la dictadura. Alrededor del mes de septiembre de 1979 en esa causa, dijo Jaime, declaró por escrito el entonces nuevo director de la ESMA José Suppisich y allí dijo que el domicilio de Pablo “correspondía con el área jurisdiccional bajo su comando”. Aunque parezca mentira, un argumento que aún usan los marinos para defenderse es el cuestionamiento de su jurisdicción y la autonomía o subordinación con el Ejército. El dato de Suppisich refuerza la presencia de la ESMA, pero ayer sobre todo lo hizo el caso de Inés Olleros.

A Inés, que también era de la Fede, la secuestraron el 19 de julio de 1977 a la noche, cuando viajaba en el colectivo 187, interno 13, después de una clase de biología en Ciudad Universitaria. El colectivo fue interceptado en la esquina de Alvarellos y Constituyentes, en un operativo hecho por la ESMA, según se acreditó más tarde. “El pasaje fue obligado a descender y, según dijeron las autoridades de la Seccional 49ª más tarde, había panfletos ‘subversivos’ en el colectivo y todo indica que se los atribuyeron a Inés”, dijo Jaime. El colectivo con los pasajeros fue trasladado a la 49ª. Al llegar, los hombres quedaron en el patio y las cuatro o cinco mujeres en una habitación. Según relataron ellas más tarde, Inés ya no estaba. Un mes más tarde, la familia de Inés y Jaime iniciaron un habeas corpus con buena parte de los datos que habían logrado reunir. Localizaron a dos pasajeros y al chofer que reconocía a Inés porque siempre viajaba en el mismo horario.

El trámite estuvo frenado, pero finalmente se consiguió incorporar, luego de una resolución de la Corte, el libro de guardia de la comisaría 49ª que dejó registro de todos los pasajeros, incluida Inés. En la foja cuatro de ese libro se indicaba además que “personal de la ESMA había conducido a pasajeros de un colectivo donde fueron interrogados”. Todos los datos de Inés eran correctos. En la causa se llamó a declarar a todos los policías, confirmaron que “habitualmente concurría a la seccional (personal de) la ESMA” para diversas diligencias como estas. No dieron nombres del grupo de tareas porque supuestamente no los conocían. Pero el dato importante en términos de “jurisdicción” apareció más tarde, ya en democracia, con una declaración de José Montes, jefe de la subzona Capital. “Hizo una extensa declaración donde describió todas las relaciones operacionales entre la ESMA y el Comando, donde dijo que no había subordinación, sino control operacional, como planteando una cierta autonomía y una especie de obligación de rendir cuentas.” El director de la ESMA, Jacinto Chamorro (1975-1979), fue detenido y procesado por primera vez, y antes de su muerte, por esta causa.

martes, 12 de noviembre de 2013

Ante la Historia Oficial: 14 de diciembre de 2013 16 hs. ACTO POLITICO CULTURAL FRENTE A LA ESMA..

Convoca: Encuentro Memoria Verdad y Justica
En el marco de las actividades hacia el próximo 24 de marzo, en repudio a la dictadura genocida y contra la impunidad de ayer y de hoy, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia convoca a:

Repudiar el proyecto de museo que pretende instalar el gobierno nacional en el Casino de Oficiales de la ESMA, que ha suscitado el repudio de numerosos sobrevivientes, familiares y organizaciones de derechos humanos. Este proyecto se propone “resignificar” el lugar donde estuvieron secuestrados los compañeros detenidos desaparecidos y modificar el recorrido histórico de ese espacio. Sería inaugurado el próximo 24 de marzo al cumplirse 10 años de funcionamiento del Espacio para la Memoria. Ante este proyecto de Historia Oficial nos oponemos a cristalizar en una vitrina la lucha de los compañeros!

Repudiar la banalización de los sitios de memoria que tiene su expresión máxima en el uso indiscriminado del predio de la ESMA, donde se realizan actividades que incluyen el ensayo de murgas, visitas guíadas con payasos, festejos con “asaditos”, actividades relacionadas con el canal Paka Paka y “celebraciones” por el día de la primavera. Denunciamos la ausencia de la historia de lucha y resistencia de los compañeros detenidos desaparecidos dentro del predio y la reestructuración de los edificios con las actividades mencionadas, que no hace más que borrar esa historia que nos pertenece, despejando el camino a las políticas de RECONCILIACIÓN.

Luchar por la construcción de una Memoria Popular, que reivindique la lucha de los compañeros y que denuncie la impunidad de ayer y de hoy.


Ratificar nuestra exigencia por Juicio y Castigo a todos los Genocidas!!!


Exigir la derogación de la Ley Antiterrorista .

Rechazar la designación de Milani como Jefe del Ejercito y exigir su inmediato juzgamiento
por su participación en el genocidio llevado adelante por la última dictadura.

Denunciar las violaciones actuales a los derechos humanos:
criminalización de la protesta, presos políticos, gatillo fácil, torturas en comisarías, desaparecidos en democracia, represión, criminalización de la pobreza, etc.

Reivindicar las luchas actuales como continuidad de las luchas de nuestros compañeros detenidos desaparecidos:
por tierra y vivienda; por los derechos de los trabajadores, de los pueblos campesinos y originarios y de los estudiantes; por la defensa de nuestros recursos naturales, etc.

RADIO ABIERTA – MURALES – SILUETAS – PANCARTAS – MURGAS - TAMBORES

Consignas:

Porque nuestros 30.000 compañeros detenidos desaparecidos lucharon por un país sin represión y sin explotación!

A 30 años de la última Marcha de la Resistencia en dictadura decimos:

No Olvidamos, No Perdonamos, No nos reconciliamos!!!


Llamamos a todas las organizaciones políticas, sociales, culturales y de DDHH a que coordinemos nuestros esfuerzos en la actividad.

jueves, 24 de octubre de 2013

23 de Octubre: Margarita Noia testimonia por su hermana Lourdes

Margarita Noia, hija de Pepa Noia, Madre de Plaza de Mayo

Relató minuciosamente el secuestro de su hermana Lourdes y su compañero Enrique. Este fue liberado 8 días después del secuestro y Lourdes permanece desaparecida. Contó la entrevista que la Pepa y Enrique tuvieron con Graselli confirmándole que el lugar donde estuvieron fue la Esma.
Marga explicó todas las gestiones que realizó su madre, a la que ella siempre acompañaba.
No olvidó todo lo que tenía que decir y se explayó sobre las actividades de su hermana.
Como siempre Fanego fue el único de la defensa que preguntó sobre Enrique. La intención es clara, forzarlo a venir, cuando Marga dijo que no se encontraba en condiciones de declarar. 

Finalizó diciendo que este era el día más importante de su vida y que había esperado muchísimos años. Sentía que su hermana y los 30.000 estaban ahí.
Reclamó la apertura de los archivos para conocer la verdad.
Le pidió a los jueces que no se haga nada en el espacio físico del casino de oficiales, porque sigue siendo un espacio de prueba. 5.000 merecen respeto y justicia. Mientras tanto Bruglia asentía con la cabeza.
Hubo sostenidos aplausos al finalizar.


jueves, 12 de septiembre de 2013

Testimonio de Marianella Galli, hija de Enrique Galli,

Las caídas de la agencia clandestina
Enrique Galli era marino y participó de un alzamiento en el que se denunciaban los planes represivos. Fue echado de la Marina. Integró Montoneros y pasaba información a la agencia Ancla, que conducía Rodolfo Walsh.

Marianela Galli se fue del país luego de encontrarse en un café con Astiz. Volvió, en gran parte, por los juicios.

Por Alejandra Dandan

El 12 de julio de 1977, la Marina secuestró a Enrique Galli, su mujer Patricia Flynn, su hija Marianela, de un año y medio, y a la abuela Felisa Violeta Wagner. De todo el grupo sólo sobrevivió Marianela: luego de tres días en la ESMA, la dejaron en el edificio de una tía, con una bolsa y una carta de sus padres. Sus secuestros son investigados en el juicio oral de la ESMA como parte de la avanzada de los marinos sobre Ancla, la agencia de noticias clandestina liderada por Rodolfo Walsh. Enrique Galli había estudiado en la Escuela Naval; en 1972 participó del levantamiento de un grupo de guardiamarinas peronistas que denunciaba el uso de técnicas represivas en la formación militar, y en 1974 lo expulsaron de la Armada. Integró la JP, Montoneros y pasaba información para Ancla sobre lo que ocurría dentro de la Armada.

Su hija, Marianela, ahora es socióloga. En 1998 decidió irse del país después de encontrarse con Alfredo Astiz a las tres de la mañana en la cafetería en la que trabajaba de mesera. Astiz era varias cosas: represor, todavía estaba impune y era un antiguo compañero de promoción de su padre. “Entra a tomar un café y eso lo sentí como un hecho de impunidad que me afectó bastante, y fue una de las razones por las que decidí migrar a otro país: por ese episodio y por la crisis económica”, dijo Marianela el lunes, cuando declaró en el juicio. “Una de las razones principales de mi regreso –agregó– son estos juicios.” El presidente del TOF Nº 5 le preguntó más tarde si necesitaba decir algo más. “Que espero que se condene a los represores con todo el peso de la ley”, dijo ella. “Que el Nunca más haga bien firme las condenas, que esto no perjudicó sólo a mi familia, sino a todo el pueblo argentino. Y estoy muy orgullosa de mi padre, de su lucha dentro de las Fuerzas Armadas. Que mi padre no tiene manchas de sangre en el uniforme como todos estos imputados. Y que espero justicia.”
Enrique

Enrique hizo la Escuela Naval a partir de 1968. Se graduó como parte de la “promoción 100”, que estaba integrada por personajes en el futuro mal recordados: Alfredo Astiz, Ricardo Cavallo, Carlos Guillermo Suárez Mason (hijo) y Rodolfo Oscar Cionchi. Pero también tuvo de compañeros al grupo que organizó el alzamiento de guardiamarinas, entre los que estaba Julio César Urién. Para 1971, las Fuerzas Armadas recibían en la instrucción militar las bases teóricas de la Doctrina de Seguridad Nacional y de la escuela francesa. Aprendían métodos de tortura, hacían simulacros de tomas de fábricas y, como lección, veían La Batalla de Argel, recordó Marianela en mayo de 2010, cuando se presentó a declarar en el primer tramo del juicio. “El y un grupo de compañeros estaban en desa-cuerdo con la educación que recibían, se negaban a reprimir a su propio pueblo, a la gente que reclamaba por sus derechos”, hasta “que llegó un momento en el que se agruparon, tomaron contacto con organizaciones civiles y el 17 de noviembre de 1972 se sublevan contra esas prácticas represivas”.

Durante ese “levantamiento de la ESMA”, Galli estaba en la Base Naval Puerto Belgrano en Bahía Blanca y Urién en la ESMA, que fue el epicentro. “Este grupo no tuvo el éxito esperado, pero la idea era demostrar la disconformidad con el plan sistemático y represivo que se estaba desarrollando en la Armada.”

Tras el episodio los detuvieron a todos. En 1973 los liberaron. En 1974 los expulsaron de la Armada.

En ese contexto siguieron en contacto con organizaciones populares, incluso para pensar el rol que debía darse la Armada. Ingresaron a la Juventud Peronista y Montoneros. Galli, que era una “persona algo religiosa”, tuvo contacto con los Curas del Tercer Mundo.

En mayo de 2010, y también ahora, le preguntaron a Marianela especialmente por Ancla, la serie de secuestros que están en este juicio e incluyen a Walsh. “Participó como informante en la agencia clandestina que montó Rodolfo Walsh para dar a conocer todas las atrocidades que estaba cometiendo la dictadura cívico-militar”, dijo ella. “Y él fue informante en temas relacionados con las Fuerzas Armadas. Como tenía conocimiento, él sabía cómo era adentro. Mi padre luchó tanto dentro de las Fuerzas Armadas como afuera, no paró ni un minuto; en ese sentido siempre dio lo máximo.”

En ese espacio enumeró a otros integrantes secuestrados en la ESMA, cuyos nombres empezarán a verse caso por caso en las audiencias: “A raíz de testimonios de terceros o lecturas de libros sobre este tema, supe que Sergio Tarnopolsky colaboraba en la agencia y fue secuestrado junto a toda su familia. También Lila Pastoriza. (Carlos) Bayón, colaborador de Ancla. Luis Villella, Adolfo Infante Allende y su esposa Gloria (Kehoe), que eran amigos personales de mis padres”. También, dijo, Eduardo Suárez y su esposa (Patricia Villa), y el mismo Rodolfo Walsh. La lista de víctimas de este secuestro que se trabaja en el juicio incluye a Norma Batsche Valdez y a Diana García.
Los secuestros

Patricia Flynn era profesora, trabajaba en una fábrica dando clases a personas sin escuela y militaba en la JP. Felisa era secretaria ejecutiva de una empresa que era proveedora de la Armada. El 12 de junio de 1977 estaban en la casa de ella. “Vienen dos autos con personas civiles y detienen a mi papá en la puerta. Suben al departamento y nos llevan a mi abuela Felisa Violeta Wagner, a mi papá, a mi mamá y a mí.”

A su padre lo llevaron primero a una casa operativa del Servicio de Inteligencia Naval (SIN). Luego estuvo en Capuchita. A Marianela la mandaron tres días después a la casa de su tía Mónica: como no encontraron a nadie, dejaron con el portero a la niña, con una bolsa y una carta. El portero la entregó a la comisaría. Y la comisaría, a la Casa Cuna. Finalmente, el 16 de junio, su tía la reencontró. “En esa comisaría se abrió una causa por abandono contra mi mamá, cosa que después no tuvo curso porque, obviamente, no fue abandono.”

La carta era de sus padres: ponían a la niña al cuidado de esa tía y daban las indicaciones para un tratamiento traumatológico que ella hacía por un problema en la cadera. Días más tarde, sus padres lograron llamar. Querían saber si Marianela había llegado y si había recibido la libreta de vacunas. “Ella (su tía Mónica) le contó que yo estaba bien, siguiendo con el tratamiento, que estaba en definitiva con ellos, y mi mamá le contó a mi tía que estaba embarazada. Mi tía le dijo: ‘Espero que esto pueda resolverse pronto, que puedas salir de donde estás y que puedas disfrutar de tu embarazo’. Mi mamá se echó a llorar, se cortó la comunicación y nunca más volvieron a comunicarse.”